Reglas de Oro de un buen Gerente

junio 25, 2009 en 11:27 pm | Publicado en Artículos | 2 comentarios

Ing. Ricardo Yohalmo León E.

Ríos de tinta han corrido tratando de ilustrar a los gerentes respecto a la mejor manera de administrar sus recursos, pero a juzgar por los resultados, tanto mensaje ha sido insuficiente. Continúan muchos ejecutivos aún encerrados en sus torreones haciendo lo que el azar indica y no lo que las circunstancias necesitan. Existen gerentes que administran con el hígado, con el corazón y hasta con los pies.

Hay quienes descuidan a su personal, a sus clientes y a su futuro, aún cuando los dos primeros deben de ser los motivos principales de nuestras mejores decisiones. Las siguientes reglas pueden ser una ayuda de bolsillo de mucha importancia, si usted está interesado en mejorar. Abra su mente. Puede que la fiel observancia de una sola de ellas resulte definitiva para su próximo ascenso.

  1. Disfrute de su trabajo. Poco hará usted si no encuentra satisfacción en hacer lo que hace. O lo que es lo mismo: rechace el trabajo que no le apasione o que, sencillamente no le guste.
  2. Planifique adecuadamente, no alocadamente. Entienda como las decisiones de hoy afectarán su desempeño futuro.
  3. Métase a fondo en su empresa; conozca todas las estadísticas, cifras y razones referentes a su inventario, ventas, ingresos, gastos, inversiones, personal, etc. Conozca lo que está haciendo. Llénese de información y de conocimiento, materia prima de mejores decisiones.
  4. Conozca su competencia. Ingénieselas para averiguar de ella cuánto sea posible y, por supuesto, tome en cuenta ésta en su toma de decisiones. Haga lo que ellos hacen, pero distinto y mejor.
  5. Usted obtiene resultados a través de personas, entonces trate a sus empleados como personas, con respecto y dignidad. Satisfaga sus necesidades y ellos harán lo imposible para satisfacer las suyas.
  6. No distraiga sus esfuerzos tratando de resolver problemas sin solución. Concéntrese en lo que puede resolver.
  7. Actúe rápido. Si usted retrasa su decisión o la ejecución de su decisión, puede ser demasiado tarde. No deje las cosas para el último momento. No sea procrastinador.
  8. Haga que cada uno en su empresa cumpla con lo que tiene asignado… y un poco más. Aquel que se limita a hacer sólo lo que le pagan, no merece lo que le pagan.
  9. Delegue. Usted multiplica su gestión cuando delega, pero no deje que otro decida lo difícil, lo crucial, lo importante. Delegue pero no olvide dar seguimiento a lo que delega.
  10. Sólo los que nunca lo intentan nunca fracasan. Debe de admitir en sus subordinados uno que otro error, de lo contrario no querrán innovar nada para no correr riesgos. Y exija aún más a los demás; sobre todo, exíjase usted mismo. Todo progreso viene de la innovación; la rutina es para seguir lo mismo o quedarse rezagado en la carrera por obtener la preferencia de sus clientes.
  11. Si usted llega a merecer el mote de “Flojo”, su autoridad y su empresa se están derrumbando y usted no se ha dado cuenta. Sea un buen jefe, no un jefe bueno.
  12. Conozca a su cliente; investigue su motivación de compra; satisfaga sus necesidades, obsesiónese por servirle cada día mejor… y duerma tranquilo.
  13. Si ha subido mucho o muy aprisa, que no se le vaya el “humo” a la cabeza; puede marearlo. No luzca mucho sus galones; pondrá en evidencia que el puesto le queda grande.
  14. Escuche a sus empleados. Si usted es receptivo, se maravillará de las interesantes cosas que clientes y empleados le dirán. Y muchas de ellas las podrá ver reflejadas en sus utilidades.
  15. No administre con terror. Esos gritos y frecuente rabietas sólo indican que sus padres le dejaron hacer berrinches. El verdadero líder ondea una bandera, no un látigo. Su soberbia lo va a enfermar.
  16. Deténgase de vez en cuando y pregúntese: ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Cómo podría hacer una mejor administración?. Sálgase de los caminos trillados; use su pensamiento horizontal; impugne sus supuestos, innove algo cada día, cada semana.
  17. No fomente la cultura del chisme. Sólo los empleados mediocres tratan de ganar puntos por esa vía. Cállelos de una buena vez.
  18. No ande continuamente encontrando fallas. Mejor felicite o reconozca el trabajo bien hecho. Recompense a los espinazos que se doblan, no a las bisagras que rechinan. No ensalce al empleado servil.
  19. No llame la atención en público. Dejará una huella dolorosa en su víctima y los presentes condenarán su soberbia y su escasa formación gerencial.
  20. Capacite a sus empleados. Los soldados más eficientes son los que van a la guerra bien entrenados. No olvide capacitarse usted también. Si se detiene en su formación, es como que retrocediera. Un buen gerente tiene que pasar toda su vida en la escuela.
  21. Sea receptivo al cambio; no se crea el amo absoluto de la verdad, revise sus dogmas, revise sus rutinas, oxigene sus conocimientos y deseche los que están obsoletos. De lo contrario puede convertirse en un dinosaurio administrativo.
  22. Prométase contratar al personal más capaz que este disponible en el mercado y págueles bien. Si usted paga con cacahuetes, va a contratar monos.

Ing. Ricardo Yohalmo León E. M. Sci, MBA Consultor en Mercadeo y Desarrollo Gerencial

http://www.gerenciayempresa.com
ricardoyohalmoleon@yahoo.com

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Me gusto, son muy atinadas las. Reglas indicadas para un buena gerencia.

  2. esta muy bien ,,tengo que ser humilde por el cargo que desempeño


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: