SI USTED SE PREOCUPA SOLO POR METAS FINANCIERAS, NO IRÁ MUY LEJOS.

diciembre 8, 2009 en 3:06 am | Publicado en Artículos | Deja un comentario
Etiquetas: ,

La conducta de los japoneses en el mercado norteamericano y del mundo entero es el reflejo de los siguientes objetivos:

Construir una participación en el mercado a lo largo de un período prolongado, olvidar las utilidades mientras se obtiene esa participación y luego, cuando finalmente se establezca una posición significativa en el mercado, lanzar un ataque frontal contra los competidores norteamericanos y de otros países en los principales mercados de sus productos. La meta es forjar una posición en el mercado y luego preocuparse por la rentabilidad.

Estos objetivos permiten que los japoneses puedan adoptar conductas estratégicas, tales como:

Desarrollo continuo y gradual del producto y del mercado, transición desde imitadores hasta líderes, política de precios agresiva inicialmente, para penetrar y desarrollar una posición en el mercado, seguida de una política de precios más elevados. La estrategia es coherente con los objetivos.

Las estrategias de las compañías norteamericanas también son consecuentes con sus objetivos. Pero los objetivos de estas compañías son muy diferentes de los de los japoneses. Los objetivos de las compañías norteamericanas (y salvadoreñas) apuntan hacia unas metas financieras: mantener los niveles de rentabilidad, sobrepasar los umbrales internos o superar las tasas que obstaculizan la inversión. El nombre del juego es aumentar el rendimiento financiero. El desarrollo del producto y del mercado ocupa un lugar muy secundario con respecto a los rendimientos financieros. Esta es la esencia del empresarialismo de papel de las compañías norteamericanas, que ha dado lugar a tantas críticas. Por esta forma egoísta de hacer negocios es que nos han ganado el partido los japoneses.

O sea que usted, Señor empresario, limita las opciones estratégicas de su empresa por su compromiso de rentabilidad a corto plazo, porque si lo que se busca es un plazo de dos años o menos para la recuperación de las inversiones, resultara difícil luchar contra competidores que no buscan un rendimiento financiero a corto plazo.

(Tomado de “Gerencia de clase mundial”, de Ricardo Yohalmo León)

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: