UNA FORMA DE REESCRIBIR LA ADMINISTRACION DE EMPRESAS.

mayo 12, 2010 en 11:23 pm | Publicado en Artículos | 2 comentarios
Etiquetas:

Por Ricardo Yohalmo Leon E. 

 Mercadona es una cadena de supermercados que empezó con 8 establecimientos en Valencia y que ahora tiene 1200 repartidos por toda España, con una planilla de 62 000 empleados al año 2007. Ha crecido 150 veces en 27 años. Pero lo que ha sorprendido a la comunidad es el interés de sus directores por las personas (proveedores, clientes y empleados) y no por la enfermiza búsqueda de beneficios económicos. J. Luis Briones, autor del caso Mercadona, opina que su éxito probablemente se deba a “Un profundo compromiso con el ser humano, una profunda vocación de servir, que es mucho mas que un servicio, un firme deseo de aportar a la sociedad, de contribuir a un mundo diferente, en el que las relaciones proveedor/cliente no sean de enemigos, en el que la relación empresa/empleado no sean contrapuestas sino complementarias.”

 Lo que parece extraordinario es que mientras que normalmente una cadena de supermercados trata de exprimir a sus proveedores al máximo, tratando de conseguir el menor precio posible y de pagar al mayor plazo, pagando sueldos miserables a sus empleados, esta empresa se haya hecho grande, haciendo justo lo contrario: compartiendo beneficios con sus empleados, haciendo tratos ganar/ganar con sus proveedores y mostrando  gran celo por el servicio a lo que llama El Gran Jefe: los clientes.

 Como dice Juan Roig, Presidente de Mercadona:

 “Nuestro triunfo es el resultado de una nueva visión de la empresa, en la que tiene tanto peso la rentabilidad, como la satisfacción del cliente, la asociación con los proveedores y la preocupación hacia los empleados.”

 No es que las utilidades no sean importantes para la empresa, sino que no son el único interés. Esto significa un cambio de paradigma por que normalmente, como dice J. Luis Briones: estamos intentando crear empresas en el Siglo XXI, con los paradigmas del Siglo XX, por no decir del XIX. O como dice Gary Hamel en “Gerencia de Futuro”:

 “Estamos presos en 100 años de management. El management fue inventado para transformar a los humanos en robots. Queríamos a gente que hiciera lo mismo una y otra vez de forma perfectamente igual. Y tuvimos éxito en ello. Hemos estado rindiendo tributo al dios de las utilidades.”

 “Hoy nos dicen que las capacidades de una persona que son críticas para una compañía no son ni obediencia, ni diligencia, ni especialización. Son iniciativa, creatividad y pasión y que el liderazgo del futuro estará menos relacionado con tomar las decisiones clave o tener una visión de futuro y más con crear las condiciones necesarias para permitir a otra gente innovar y crear esa visión.”

 Esto es lo que ha logrado Juan Roig en Mercadona

 “Se debe entender la riqueza económica como la consecuencia de haber desarrollado antes otras dos riquezas básicas: la humana, creando los mecanismos para permitir el máximo desarrollo del potencial del personal, y la social, contribuyendo a dar una eficaz y solidaria respuesta a las demandas, conscientes o no, del mercado.”

 ¿Es esto nuevo? No. Ha habido pioneros en la historia del desarrollo administrativo. Y uno que se destaca en el firmamento de los grandes capitanes de industria del siglo XX es Sam Walton, fundador de Wal-Mart, que tenia dos principios que regían su administración, que son justo lo contrario de la gerencia autoritaria a que estamos acostumbrados:.

 Primer principio: “Entre menos le cargo al margen, más gano.”

Segundo principio: “Entre más comparto utilidades con mis empleados, más gano.”

 “Paradójicamente las compañías que dan prioridad a sus valores y no a las ganancias terminan a menudo incrementándolas gracias a esa orientación”, dice Charles Garfield, en “Los empleados son primero” (Editorial McGraw-Hill)

 William Ouchi, autor de la “Teoria Z”, profesor de la UCLA, dice:

 ”Entre las compañías norteamericanas más rentables y mas importantes que crecen rápidamente…las ganancias no se consideran un fin en si mismas y tampoco como el método de mantener un nivel competitivo. Por el contrario, las ganancias  son el premio de la empresa en la medida en que siga ofreciendo un verdadero valor a sus clientes, ayudando a sus empleados a crecer y conducirse responsablemente como ciudadanos corporativos (RSE).”

 Una muestra de lo anterior lo tenemos en esta declaración de quien fuera presidente de Hewlett-Packard, John Young:

 “Nuestros principios básicos han permanecido intactos desde que los concibieron nuestros fundadores. Distinguimos entre valores centrales y prácticas; los valores centrales no cambian pero las prácticas si pueden cambiar. También hemos tenido siempre muy claro que las utilidades, a pesar de ser tan importantes, no son la razón de la existencia de Hewlet-Packard Company; ella existe por razones más fundamentales”.  (John Young, ex  presidente de H-P)

Leamos esta otra:

“Creemos que la gente muchas veces entiende las cosas al revés. Quiere ganar más dinero, incrementar las utilidades y concentran su atención en las cifras financieras, en vez de hacerlo en las personas que son clientes y en las personas que atienden a los clientes, es decir, el personal. (Blanchard-Bowles, en Guía para convertirse en multimillonario.)

En Mercadona se sirve con eficiencia al cliente, la política con el proveedor es de ganar/ganar, sus métodos de gestión son socialmente responsables y siempre que se hace esto, las utilidades no dejan de llegar.

Charles Hapdem-Turner escribe: “Las corporaciones poseen enorme poder y, cuando ese poder se humaniza, pueden haber cambios duraderos y significativos en la estructura misma de nuestra sociedad.”

 Charles Garfield refuerza esta idea cuando dice:

 “La compañía nunca debe dejar de ser una empresa humana. Estoy convencido de que se puede hacer negocios sin violar la ética; aceptar la responsabilidad social, y dar autonomía a los empleados sin temer que abusen de ella. Creo que podemos reescribir el libro de la administración.”

 Así que, señor gerente; si quiere que reescribamos la administración, un cambio de paradigma es necesario: Trato humano al empleado, trato ganar/ganar con proveedores, servicio de excelencia al cliente y  procesos productivos amistosos con el ambiente y la sociedad. A esto agregue su mente de estratega y su afán por la innovación y el mejoramiento continuo. Haga esto y sus utilidades estarán aseguradas.

 Si quiere leer el caso Mercadona, pinche en la siguiente dirección:

www.rgpymes.net/pdf/casos-practicos/JLB-Mercadona.pdf

 BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:

  • BRIONES, J. l. Mercadona. Caso practico. Empresas ganadoras, tomo 6. EMERGIA. Año 2007.
  • GARFIELD, c. Los empleados son primero. Editorial McGraw-Hill Interamericana, México, D. F. Traducido de la 1ª. Edicion en ingles. Pp 373-375.

 Ing. Ricardo Yohalmo León E.

Master en Administración de Empresas. (INCAE Business School)

Consultoría y Capacitación Empresarial.

yohalmoleon@yahoo.com

https://gerenciayempresa.wordpress.com

www.gerenciasigloxxi.com

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Me gusto mucho el caso de Mercadona. De hecho termine de leer el caso en el link.

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: