Según el Indice de Competitividad Global 2010-2011, El Salvador está muy enfermo

noviembre 4, 2010 en 11:07 pm | Publicado en Artículos | 3 comentarios
Etiquetas: , ,

En cuanto a competitividad como nación en este mundo globalizado, EL Salvador (ES) está bastante enfermo, muy débil y con algunas dolencias en fase terminal.  Comparándolo con el cuerpo humano, no es exagerado decir que el enfermo, apenas logra levantarse, pero tiene que ser auxiliado para caminar y a su lado tiene otros enfermos igual de débiles que él, pero deben competir con atletas olímpicos de primer nivel, capaces de dejar a la primer zancada a los más sanos de la sala del hospital donde estamos. Lo peor es que algunos de los doctores y enfermeros que lo están atendiendo ¡ni siquiera han leído el expediente  del paciente! Otros todavía no saben que está enfermo y el resto,  en el mejor de los casos, le siguen dando la misma medicina que no lo cura sino lo sigue debilitando. Los que han leído el Informe sobre el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial, presentado el 28 de octubre por FUSADES, INCAE y ANEP y comentado en detalle por La Prensa Gráfica, saben bien a qué me refiero, y el que no lo sabe, con seguridad es culpable por omisión de que esté tan grave el cipote.

 Redactado por eminencias de la calidad del español Xavier Sala-I-Martin, de la Universidad de Columbia y otras luminarias de prestigiosas universidades europeas y norteamericanas, el Índice de Competitividad Global (ICG) mide en un rango entre 0 y 7 un total de doce factores que incluye la infraestructura del país en cuestión, ambiente de negocios, mercado laboral y de bienes, salud, educación, tamaño del mercado, capacidad de innovación, acceso a tecnología de punta, etc. Todos estos llamados “Pilares” en el informe, a su vez se componen de otros indicadores, 113 en total, que tratan de medir cuan competitiva puede ser la economía de un país globalmente comparada. Y para nadie es sorpresa el puesto que ocupa nuestro país y Centro América en general, tomando en cuenta las mediciones de los años anteriores. En el informe del año pasado que se hizo con base a 133 países ocupamos el puesto 77, ahora que la muestra fue de 139 países, caímos al puesto 82. Magro consuelo es saber que nuestros vecinos Honduras y Nicaragua están peor: 91 y 112 respectivamente. Panamá es el mejor evaluado de la zona con el puesto 53, Chile aventaja a todos los países latinoamericanos y caribeños con  el honroso puesto número 30, dejando atrás a naciones europeas como la República Checa (36), Polonia (39), España (42), Portugal (46), Italia (48) y otras más. Venezuela cayó al final de la lista (122), uno de los menos competitivos del mundo (debido a un “funesto ambiente institucional”, señala el informe), apenas unos peldaños arriba de países tradicionalmente pobres y con gobiernos opresores como Suazilandia, Malawi, Zimbawe, Burundi, etc. Pregunta: ¿Qué ha hecho Chile que nosotros nos negamos a hacer?

 Los problemas que más daños nos hacen son, en orden de importancia: la criminalidad, la inestabilidad política, el acceso al financiamiento, la ineficiente burocracia gubernamental y la corrupción. Da cierta envidia comparar estos problemas con Estonia, la nación que por el orden alfabético en que aparecen en el informe sigue a ES: la criminalidad ocupa el último lugar. Sería bueno ir a averiguar por qué, ¿Por qué, Señor, por qué?

 Entre los indicadores que infunde temor por su importancia para el futuro de nuestra nación y porque estamos en los últimos puestos, está la educación: Calidad del sistema educativo (121), Calidad de la educación en ciencia y matemáticas (124), Tasa de asistencia en la educación secundaria (106). Con una educación de tan baja calidad, el futuro nuestro se pinta aún más oscuro y las posibilidades de cambio son remotas porque en innovación caímos del puesto 113 ¡al 126! La innovación es lo que precede al cambio. Estamos  en el 5 % de las naciones con el peor avance en innovación y educación en el mundo. Avance es decir demasiado, es mejor decir retroceso. ¡Ah, pero superamos a México en crimen organizado! Ellos apenas llegaron al puesto 136; nosotros y Guatemala estamos en el 139, y no más por que hasta ahí llega la clasificación.

 ¿Qué se puede hacer?

 Estamos haciendo lo peor que podemos hacer: lo mismo, y si seguimos haciendo lo mismo, vamos a obtener lo mismo. Necesitamos cambios cuánticos. Cambio de paradigmas, metanoia, desaprender rutinas largamente amadas, escuchar lo que duele. Dejar de traer conferencistas que vienen a decirnos lo que queremos oír, lo que agrada nuestro ego. Traigamos gente que nos diga la verdad, que a la luz de los nuevos acontecimientos no somos tan bellos como antes. Solo cambiando de forma de pensar podremos avanzar, pero eso es doloroso. Si yo les digo aquí lo que hay que hacer, me asesinarían (figuradamente) sin piedad, por eso prefiero que sea un extranjero quien se los diga, porque tiene más credibilidad y aunque les diga lo mismo que yo les pudiera decir, no la van a agarrar contra él. Busque en el diccionario el significado de la palabra “baladí”, y sabrá por que se lo digo.

Para terminar, le recuerdo una frase de Masaaki Imai, en su libro “Kaizen”, que recomendó poner en todas las fábricas japonesas: “No habrá ningún cambio si ustedes continúan haciendo las cosas de la misma manera todo el tiempo.”

Lao tse (570-490, AC), dijo una frase que viene a cuento y pudiera significar la diferencia entre cambiar y no cambiar, con todo lo amargo y cruel que es el cambio: “Las palabras que dicen la verdad, no son agradables, y las palabras agradables, no dicen la verdad.”

Bibliografía Consultada:

  • SCHWAB, K. Ed. The Global Competitive Index. World Economic Forum. Geneva, Switzerland, 2010. 516 p.

 Ing. Ricardo Yohalmo León E.

Master en Administración de Empresas. (INCAE Business School)

Consultoría y Capacitación Empresarial.

yohalmoleon@yahoo.com

www.gerenciayempresa.com

www.gerenciasigloxxi.com

Anuncios

3 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Solamente felicitarlo por el estupendo articulo en el que nos expone la realidad de nuestro pais. En verdad es decepcionante la falta de liderazgo y de voluntad politica para hacer las cosas diferentes y avanzar en la senda del progreso y la prosperidad.
    Einstein tambien lo decia: “No se pueden lograr resultados diferentes, haciendo siempre lo mismo”.
    Gracias por tan ilustrativo articulo. El pais necesita mas gente como usted, que ponga el dedo en la llaga y sobre todo que actue en consecuencia.
    Le deseo muchos Exitos y Abundancia.

    • Gracias por leerme. Ese ya es un buen principio para cambiar el mundo, empezando por uno mismo. Un día nuestos líderes empezarán por apoyar la escalera en la pared correcta.
      El Editor.

    • Un día alguien tendrá que entender que no debemos seguir haciendo lo mismo. Sin cambio no hay progreso.
      El Editor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: