LA MÁS DIFÍCIL DECISIÓN DE LA HISTORIA

mayo 30, 2011 en 8:07 pm | Publicado en Artículos, gerencia | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

Por Ricardo Yohalmo León E.

El año de 1944 encuentra a las tropas de Hitler, el dictador alemán, ocupando Francia, Bélgica, Italia, Holanda, Noruega, Dinamarca, Grecia y Suecia. Las fuerzas aliadas, lideradas por Estados Unidos, tenían un problema: Cómo liberar a Europa de la bota nazi. Desde principios de 1944 empezaron a llegar a Gran Bretaña toneladas de pertrechos de guerra provenientes de las infinitas líneas de montaje de la industria norteamericana. En marzo del 44 se nombró a Dwight Eisenhower comandante general de los ejércitos aliados en Europa. Tenía que trabajar junto a los representantes militares de la Francia ocupada, Inglaterra, además de polacos, húngaros y de otras nacionalidades en el exilio. La misión de Eisenhower era preparar una invasión a la Europa ocupada, perseguir a los nazis hasta el corazón de Alemania y destruir todo su potencial ofensivo.

PLANEACIÓN DE LA INVASIÓN

 Eisenhower y sus ayudantes de campo habían hecho cuanto estaba en sus manos para que la invasión tuviera éxito con el menor coste posible de vidas, pero en esos momentos, después de varios años de planeamiento militar y político, la operación “Overlord” estaba a merced de los elementos: el tiempo era pésimo y el general no podía remediarlo. Todo cuanto podía hacer era esperar a que mejoraran las circunstancias. Más, en la tarde del domingo 4 de junio, se vio obligado a tomar la tremenda determinación: emprender el asalto o diferirlo. El éxito o el fracaso  de la operación dependían de esa decisión que solamente él podía tomar. La responsabilidad era toda suya, de nadie más. Nunca antes ni nunca después, la vida de un millón de soldados había dependido de la decisión de un solo hombre.

 Encontrábase, pues, frente a un terrible dilema. El 17 de mayo había resuelto que el Día D fuese uno de los tres de principios de junio: 5, 6 o 7. Las observaciones meteorológicas indicaban que en uno de estos tres días podrían esperarse dos de los requisitos del tiempo indispensable para la invasión: salida tarde de la luna y, poco después del amanecer, marea baja.

 Los paracaidistas y la infantería conducida por planeadores que darían comienzo el asalto necesitaban un poco de luz de luna. Componían esta fuerza 22 000 hombres de las divisiones 101 y 82 norteamericanas y dela Sextabritánica. Como el ataque sorpresivo dependía de que hubieses oscuridad hasta ponerse encima de las zonas sobre las cuales debían descender, se necesitaba que la luna saliese tarde.

 El desembarco por mar debía efectuarse cuando la marea hubiese bajado lo suficiente para descubrir los obstáculos puestos en las playas. De la marea dependía la regulación oportuna de toda la invasión, porque las tropas que habrían de desembarcar más tarde necesitaban asimismo marea baja antes del anochecer, lo cual venía a complicar todavía más los cálculos meteorológicos.

 Estos dos factores, luz de luna y marea, eran como dos grilletes que estorbaban los movimientos de Eisenhower. Solamente la marea reducía a 6 los días del mes propicios para la invasión y… en tres de ellos no saldría luna.

 Nadie esperaba en el cuartel general que las condiciones del tiempo fueran  perfectas, y mucho menos Eisenhower. En los incontables tanteos hechos con el personal de su oficina meteorológica, el general había aprendido a reconocer y a pesar los factores que podrían proporcionarle el mínimo de ventajas aceptables para el ataque y, de acuerdo con los cálculos, las probabilidades de un buen tiempo en Normandía, en cualquier día de junio, estaban de diez a una en contra.

 De los  tres días posibles para la invasión, Eisenhower había escogido el 5 de junio, para que, en caso de diferirla, pudiera lanzar el ataque el 6. Mas si ordenaba el desembarco para el 6 y tenía que aplazarlo de nuevo, el problema de reabastecer de combustible los barcos que regresaran le hubiera impedido efectuar el ataque el 7. Le quedarían en ese caso dos alternativas. Primera, postergarlo para  el próximo período de mareas favorables: el 19 de junio. Pero ese día no habría luna: las tropas transportadas por aire tendrían que aterrizar en la oscuridad. La segunda alternativa era espera hasta julio… y una espera hasta julio era, como lo recordaría más tarde, “demasiado angustiosa para considerarla”.

 LLEGA LA INFORMACIÓN CLAVE.

A las 9:30 de la mañana del 4 de junio de 1944, estando reunida la plana mayor de las fuerzas aliadas, hizo su ingreso el general Eisenhower, vistiendo su uniforme de campaña verde oscuro. Iban a escuchar el informe meteorológico de boca del capitán J. N. Stagg, jefe del equipo de meteorólogos británicos, quien se expresó así:

 “Señores: ha habido algunos cambios rápidos e inesperados en la situación. Se ha descubierto un nuevo frente atmosférico que comenzará a extenderse sobre el canal de la Mancha dentro de pocas horas., mediante el cual  se despejarán gradualmente las zonas donde va e efectuarse el asalto.  Este mejoramiento del tiempo durará todo el día de mañana y continuará hasta la mañana del 6 de junio. De ahí en adelante la atmósfera volverá a tomar mal cariz. Durante el período de buen tiempo amainará el viento y se despejará el cielo, por lo menos lo suficiente para que los bombarderos puedan maniobrar en la noche del 5 y la mañana del 6. Hacia el mediodía, la capa de nubes  empezaría a espesarse y el cielo a ensombrecerse otra vez”.

 En resumen: la información que recibía Eisenhower era que las condiciones  atmosféricas serían aceptables y prevalecerían por  un poco más de 24 horas.

 SE TOMA LA DECISIÓN.

 Durante los 15 minutos siguientes, Eisenhower y los altos jefes deliberaron. El almirante Ramsay, jefe de la marina británica hizo ver la urgencia de tomar una decisión: el contingente americano que iba a desembarcar en las playas de Omaha y Utah debía recibir la orden en el término de media hora, si es que iba a efectuarse la operación Overlord el martes 6 de junio. Después de escuchar la opinión de otros altos jefes aliados, tales como el general Montgomery, Leigh-Mallory , Tender y otros, en  la sala se hizo silencio.

 Había llegado la hora  en que Eisenhower dijera la última palabra. Largo fue el silencio mientras evaluaba todas las alternativas y pesaba todas las posibilidades. Pasaban los minutos. Unos dicen que dos, otros que cinco. Por fin levantó la vista y dijo con calma:

 “Estoy convencido de que debemos dar la orden…no me satisface, pero ahí va. No hay manera de hacer algo distinto. El martes 6 de junio será el Día D”.

 Nueve meses después del Día D, las tropas aliadas habían tomado Francia Holanda, Bélgica, Noruega, Suecia, Dinamarca, las tropas rusas arrasaban Berlín, la casi destruida capital alemana,  y Hitler se suicidaba en su bunker el 30 de abril de 1945. La Operación Overlord había logrado su objetivo.

 TRABAJO GRUPAL                                                                                               

 Evalúe esta decisión, según los pasos de proceso de toma de decisiones, desde identificar el problema hasta el seguimiento. ¿Cuáles eran las alternativas que tenía Eisenhower? ¿Cuales eran los requisitos que debía llenar el día de la invasión? ¿Desventajas y ventajas de las alternativas? ¿Qué información fue determinante para que se decidiera la invasión el 6 de junio en la madrugada? ¿Cuáles hubieran sido las consecuencias si se toma la decisión equivocada? Mencione ejemplos de decisiones que haya tomado donde la información ha sido determinante para tomarlas o no.

Caso escrito por Ricardo Yohalmo León E. Consultor, conferencista y profesor universitario,  para uso en sus seminarios de Toma de Decisiones Gerenciales. Junio de 2009. Puede usarse con fines docentes, siempre que se cite la fuente.

 Derechos Reservados.  San Salvador, El Salvador, C. A

Ing. Ricardo Yohalmo León E.

Master en Administración de Empresas. (INCAE Business School)

Consultoría y Capacitación Empresarial.

Si desea consultar nuestros planes de asesoría en productividad, innovación, mercadeo, competitividad, servicio al cliente, contáctenos. Podemos hacer que usted haga mejor lo que ya está haciendo bien

yohalmoleon@yahoo.com

www.gerenciayempresa.com

http://mercadeomedico.wordpress.com

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: