VACÚNESE CONTRA LAS ENFERMEDADES GERENCIALES

mayo 22, 2012 en 7:06 am | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Informitis, comisionitis, reunionitis y telefonitis constituyen las cuatro enfermedades gerenciales modernas, que son la negación misma del ejercicio gerencial. En efecto, un Gerente moderno nunca tiene tiempo para lo importante, porque se encuentra redactando informes sobre lo urgente. Y es que este problema no es nada nuevo ya que desde 1868 Balzac en su obra: “Les Employés” había dicho:

           “La burocracia, este poder gigantesco, puesto en marcha por tontos, ha atraído a este mundo una fuerza perezosa, llamada informe. Las casas más bellas fueron creadas en Francia cuando todavía no había informes y las decisiones se tomaban de manera espontánea. Un hombre de cierta estatura no se arrastraría ni se humillaría en ese lodazal, allí (refiriéndose a los informes) sólo entran los flojos y los incapaces. Así se fue formando la mediocridad de la administración francesa…”

           Cuando se le preguntó a Omar Torrijos cómo había logrado tan rápido los acuerdos sobre el Canal de Panamá, dijo: “…cuando eliminé los informes y las actas”.

           Comisionitis es la otra grave enfermedad. Cuando un problema es muy serio o el Gerente quiere soslayar la responsabilidad de resolverlo, nombra a una Comisión “si quieres que algo no se resuelva, nombra a una comisión”. Las comisiones son árboles sin fruto que esparcen semillas, dando origen a subcomisiones y grupos de trabajo, donde la hablada y el “blablabla” son la orden del día.

           Y de las reuniones (o juntas para que suene más “gerencial”) ¡ni qué decir! Todo es reunión, reunión tras reunión, y entre más reuniones se tenga más importante es el gerente, cayendo en lo que Northcote Parkinson llamó la “Ley de la Banalidad”, la cual  dice lo siguiente:

 En las reuniones la discusión es corta y tajante cuando se trata de asuntos complejos, y se hace larga y detallada cuando se trata de asuntos banales y sin la menor importancia”.

           Y tras la reunión viene el acta, la corrección del acta, la discusión sobre el acta, la pasada en limpio del acta, la revisión de la versión en limpio, la corrección del acta en limpio, las firmas, las fotocopias, los archivos por reunión, por asunto, por número, archivo en el “reading file”, y la última copia en el archivo “porsi” (por si acaso no aparece en los demás archivos).

           Y sobre la telefonitis, ¡ay Dios! Eso sí que es grave. Si el teléfono se hizo para acortar distancias, en el ejercicio gerencial se hizo para alargar conversaciones. No tenemos cultura telefónica. Máxime ahora que se pueden hacer “conferences” por tel­éfono o el uso de celulares, donde el Gerente vuelve a caer en las reunionitis pero por teléfono. Y cuando un cliente logró que la secretaria “Pit Bull” o “Bull Dog” le diera una cita para hablar con el Gerente, una, otra y otra vez, interrumpirá la atención porque el teléfono tiene la prioridad. Nada es más importante que lo telefónico.

           Ese estado de atrofia nerviosa y muscular de la gerencia, generará una cultura organizacional en donde los demás subalternos y gerentes medios se comportarán igual, porque saben que cuando el superior los califique, tenderá a calificar mejor a quienes se comporten a igual estilo y conducta, y claro, si usted también se pasa redactando informes, en reuniones, en comisiones o atendiendo llamadas, pues dentro de la cultura de esa empresa será entonces un gerente “normal” y consecuentemente serás bien calificado.

           Sin darte cuenta, te transformaste en un seguidor de la mediocridad, más enfocado a la función que a la aportación, más a la relación que al logro. ¿Verdad, Balzac?

     “LA BUROCRACIA FUE PUESTA EN MARCHA POR TONTOS”

                                      (H. de Balzac)

 

Anuncios

3 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Muy buen articulo, yo le agregaría la Blackberrytis crónica, que como efectos secundarios produce vision borrosa y cansada de tanto estar leyendo y enviando mensajes y viendo que estan haciendo los demás…

  2. No entiendo, porque lo considerán una enfermedad!!! ya que estas herramientas administrativas sirven para el buen desempeño gerencial, ya que como sabrán el gerente no se puede dar cuenta de todo lo que pasa en la compañia que dirije si no es por informes que emiten sus personal operativo… si no como? favor comentar.

    • Para Martin Navas: Claro que hay que hacer reuniones, pero lo que el autor censura es cuando se exagera en el número de reuniones y no se hace el trabajo, sino que se pasa oyendo a los buenos para hablar, y al final uno no hace su trabajo por pasar en las benditas reuniones. Yo trabajé en un lugar así. Otros disponían de mi tiempo, pero solo yo era responsable de mis metas. Reuniones si, pero las apenas necesarias y breves.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: